martes, 21 de enero de 2014

Aprender un idioma en la tercera edad

¡Fascinante!, así califica Yolanda Alfaro, la experiencia de aprender inglés a los 73 años. Esta venezolana de tez morena y cabello negro ondulado, reside parte del año en San Francisco, California, donde vive su hija; se caracteriza por ser inquieta, disciplinada y de grandes retos. El resto del tiempo vive en Caracas-Venezuela donde no sólo se encuentran sus otros afectos, sino que es el lugar que le permitió por más de 30 años dedicarse a impartir cursos de manualidades, repostería y organización de eventos.
El primer paso de Yolanda en dirección al idioma fue sencillo, aunque significó un gran aprendizaje: dejar de estar en casa para ir a un instituto a recibir clases de gramática, lectura, conversación y escritura, de 9:00 am a 1:00 pm, con un grupo multicultural cuyo objetivo es el mismo: estudiar inglés para poder comunicarse con los demás, también para conocer de la cultura de otros países y sus costumbres e incluso, mantener la mente ocupada.

“Es apasionante aprender cada día una nueva palabra, volver a estudiar, relacionarse con otras personas. Prepararse para presentar un test. Es un nuevo aire en mi vida”, asegura Yolanda.
Y cómo Yolanda ha ido asimilando el inglés a sus 73 años?. Nuestra entrevistada sugiere seguir ciertos pasos:

1. Hacer la tarea que el profesor asigna y estudiar día tras día para los exámenes.
2. Comprar lecturas sencillas en inglés con su correspondiente audio. “Leo el libro, anoto las palabras que no conozco en un cuaderno que llevo siempre conmigo para aprovechar los ratos libres. Luego oigo el audio siguiendo el libro y finalmente trato de entender el audio sin el libro”, comenta.
3. “Practico con mi hija, quien habla el inglés perfecto; pero me cuesta mucho. Me da miedo equivocarme”, afirma. Sin embargo, para Yolanda lo importante es la actitud; no pretende abarcarlo todo. “Un idioma es algo que se adquiere poco a poco, que te ayuda a abrirte al mundo”, agrega.
4. “Utilizo como diccionario una maquinita que me regaló mi hijo que da la pronunciación de cada palabra en inglés americano”.
5. Ver películas subtituladas en inglés y tener un cuaderno para anotar las palabras que no entiendas. “Esto me ayuda mucho con el vocabulario y la gramática, pero claro, aún me falta el paso de la comprensión oral, es mi gran asignatura pendiente”.
6. Escuchar las noticias en inglés.
“He tratado de pensar en inglés, pero aún no lo he logrado. Sigo pensando en español y después traduciendo. Tengo que entrenar el cerebro para lograrlo, sino dicen que nunca voy a lograr dominarlo. Sé que aún me queda un larguísimo camino. Aprender inglés no es algo que se logra de la noche a la mañana. Apenas acabo de sacar la certificación de nivel básico. Pero bien vale la pena”, dice Yolanda.
El caso de Yolanda es un claro ejemplo de que nunca es tarde para adquirir el conocimiento de un idioma. Sólo hace falta tener las ganas de hacerlo, esforzarse día tras día y tener disciplina. Y tú qué esperas para hacerlo?



Por: Gabriela Garrido el 02/01/2012
Fuente: http://www.inspirulina.com