martes, 27 de enero de 2015

Importancia de la risa y el buen humor



    El interés de la risa y el humor en profesionales de la gerontología para los adultos mayores, coincide con la práctica  de su uso en la salud desde la historia hasta la moderna concepción de los modelos holísticos biopsicosociales, así como en sus concepciones humanísticas, los cuales, mediante su práctica, ha ayudado a fomentar una mejor calidad de vida.

     La risa es esa expresión tan natural entre los humanos, alegre y sanadora es un proceso emocional psicomotor no tan fácil de definir pero sí muy necesario para estar y sentirse bien. Desde los tiempos antiguos se viene notando que la risa y el humor proporcionan salud. Existe una larga creencia en que la actitud de buen humor, la sonrisa y la risa pueden prevenir y curar la enfermedad, pero sobre todo fomentar salud. Esta idea la encontramos ya en la Biblia en el libro de  proverbios 17.22 leemos: el buen humor hace bien al organismo si el espíritu esta triste los nervios se deprimen. Muchos reyes llamaban a los “bufones curadores”  durante sus enfermedades, incluso entre las funciones de estos bufones de las cortes estaba en mantener la salud Física y emocional del monarca (Moody R., 1996).

     Los científicos y terapeutas han descubierto que el buen humor y la risa deben practicarse en cualquier circunstancia, dado que ello beneficia a la psicología del ser humano, inclusive a sus funciones metabólicas. Por el contrario, la seriedad, rigidez mental, el ser hosco o repugnante, permite que la persona caiga en estrés, mal carácter, pésimas relaciones humanas, enfermedades digestivas, nerviosas, del sueño, entre otras. Por tan beneficios es de gran importancia a los adultos mayores para evitar, frustración, tristeza y lágrimas, es mejor practicar la alegría, satisfacción, buen humor y risa.