martes, 27 de enero de 2015

La risa y el buen humor

El envejecimiento progresivo de nuestras sociedades está siendo un signo de alarma y preocupación en las condiciones de salud, bienestar y calidad de vida de las personas mayores. La expectativa de vida y los signos de longevidad nos están indicando que ambas van en aumento. En este sentido la  actitud de las personas mayores con sentido de humor, y con la práctica frecuente de la risa y la sonrisa pueden fomentar las capacidades naturales de adaptación al envejecimiento haciéndolo más saludable y exitoso. El buen humor hay que tomarlo muy seriamente, pues funciona muy bien promoviendo la salud de manera individual y colectiva.

      En gerontología, el tipo de terapia humorística mejor y más valiosas es aquella que no consiste en contarle chiste a la persona mayor para hacerla reír, sino en ayudarle a que pueda adoptar una actitud humorística  ante la vida, lo que le facilitará a asumir mejor su capacidad de adaptación a las modificaciones biopsicosociales del envejecimiento.


LA RISA Y EL HUMOR EN LA TERCERA EDAD

     La risa es una expresión innata que se presenta aproximadamente a la sexta semana de vida, y cuyos efectos energéticos se traducen en sentimientos positivos los cuales revelan estados de esperanza, alegría, felicidad y optimismo al igual que el deseo a vivir.  Así mismo se dice que (5) cinco minutos de risa equivale a (45) cuarenta y cinco minutos de ejercicios ligero y se exterioriza a carcajadas ayuda a que la circulación  sanguínea sea más eficaz, proporciona masaje vibratorio a todo el cuerpo, aleja temores, elimina toxina y fortalece al sistema inmunológico.

     La risa tiene un poder tan impresionante que mejora la respiración, fortalece al corazón, facilita la digestión, disminuye la hipertensión (presión arterial alta) al incrementar el riesgo sanguíneo. Así como fortalece los músculos. Por otra parte reírse eleva el autoestima y confianza en las personas, elimina esos pensamientos negativos, así como la sensación de miedo; es muy importante preguntarse ¿Qué pasa en el interior cuando nos reímos?

     Sabiendo ya como la risa nos ayuda en muchas cosas, también podemos decir que al reírnos nuestro organismo segrega diversas sustancias a nivel cerebral en un primer lugar endorfinas, cuyos elementos  que contienen un gran poder analgésico mitigando el dolor, en segundo lugar se libera adrenalina que es un componente que incrementa creatividad e imaginación, tercero dopamina favorece la agilidad mental  por ultimo serotonina este posee efectos calmantes y disminuye hambre y ansiedad.
     El Humor: no es algo que se improvisa para proyectar alegría o buenas relaciones humanas, este viene de lo más profundo del ser que lo retrata como es por dentro por lo menos como se encuentran en ese preciso momento y tiene relación con la interacción entre los seres humanos.